Combatir la ansiedad y mejorar el bienestar emocional de tus trabajadores

El peligro de la ansiedad laboral

El día a día laboral ya contaba con razones suficientes para resultar estresante antes de la pandemia, pero los nuevos desafíos han contribuido con un coste adicional: educación online, incertidumbre, nuevas dificultades financieras, acostumbrarse al ritmo del teletrabajo, adaptarse ágilmente a la digitalización, lidiar con un cambio de rutina radical, aislamiento y soledad, distancia social… todo ello ha provocado que la salud mental se resienta muy significativamente. Después de más de un año desde el estallido de la Covid-19, el bienestar emocional de los empleados se ha visto más en entredicho que nunca.

Cada año, la economía mundial pierde cerca de 1 billón de dólares al año en productividad debido a la depresión y la ansiedad, y en Europa se calcula que el coste se sitúa en torno a 20.000 millones de euros. Antes de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya cifraba las pérdidas asociadas a la salud mental entre 2011 y 2031 entre 16,1 billones de dólares, pero lo cierto es que ya se han comenzado a sentir los primeros signos de que esta crisis sanitaria y económica afecta a todos los trabajadores y tiene visos de incrementar estas cifras de una forma muy significativa.

¿cómo puedo mostrar a mi plantilla el compromiso que tenemos para con ellos? ¿Puedo asegurar de alguna forma el bienestar emocional de mis trabajadores, (pero de verdad)? ¿Promover hábitos saludables y convertirme en una empresa saludable? ¿Las soluciones de salud digital y medicina preventiva pueden ayudarme?

Entender cómo el confinamiento impactó en la ansiedad, el estrés y la desmotivación en el ámbito laboral

Nosotros siempre decimos que “si lo entiendes, lo aprendes y si lo aprendes, lo aplicas” te vamos a contar algunos efectos de la pandemia en la salud mental de los trabajadores que seguramente desconoces.

¿Sabías que los trabajos científicos llevados a cabo entre 2020 y 2021 relacionaron tener una dieta desequilibrada, falta de rutinas y menores niveles de actividad física durante el confinamiento con menor salud mental en la población? Seguro que sí lo imaginabas. Brooks et al., (2020), argumenta que es probable que las respuestas emocionales durante los brotes masivos de enfermedades infecciosas como el que hemos vivido, incluyeran sentimientos de miedo e incertidumbre extremos que, junto con la separación de los seres queridos y las limitaciones de movilidad, pueden eventualmente conducir a un deterioro de la salud mental del trabajador. Meyer et al., (2020), por su parte, publicaron que la inactividad física, junto al incremento del tiempo ante pantallas (conducta sedentaria) se asoció con peores índices de salud mental, relacionados con el estrés, el sentimiento de soledad y la depresión en toda la población.

Pero ¡es curioso! Por otro lado, aquellos trabajadores que lograron cumplir con las recomendaciones de actividad física semanal, bien por vía online gracias a sus empresas, como es el caso de UCI y su programa Cuídate Corazón desde Casa, presentaron entre un 30 y un 35% menos probabilidades de experimentar peor bienestar psicosocial, peor estado de ánimo o menor riesgo a aumentar sus niveles de estrés y ansiedad post pandemia en comparación con aquellos que no alcanzaron dichos niveles de actividad física. Si facilitaste a tus trabajadores un programa de Actividad Física durante la pandemia ¡acertaste!

Entre los hábitos relacionados con el teletrabajo que más perjudiciales han sido destacan aquellos relacionados con la falta de educación y costumbre asociado al momento que estábamos viviendo: trabajar hasta altas horas de la noche (falta de límites en el horario), falta de ejercicio físico y comer de forma poco saludable con horarios y rutinas totalmente alteradas o un abuso excesivo del consumo de pantallas, dentro y fuera del horario laboral. Facilitar a tus trabajadores un plan de buenas prácticas asociadas al trabajo en remoto y establecer una política relacionada con educar al trabajador en esta nueva forma de trabajar (no dando por hecho que sabe hacerlo), puede resultar muy útil para hacer frente al aumento de los riesgos psicosociales.

¡Ah! que no se te olvide que este programa sea divertido, ameno y cercano. El play-role o juego de roles suele resultar fabuloso para ponernos en situación y compartir además un rato agradable entre compañeros de trabajo.

Herramientas para el bienestar emocional de empleados

Hoy os presentamos el caso de CampsaRed-Repsol y cómo hicimos frente a la pandemia con el uso del whatssap ¡sí! esta red social que nos persigue, pero que es la más usada en la población trabajadora, nos facilitó llegar a una plantilla 100% deslocalizada en momentos clave del confinamiento.

Y es que usar las herramientas tecnológicas que ya tenemos en la compañía, sacarles el máximo provecho y acompañar a nuestros trabajadores en una adopción paulatina de la digitalización son 3 de las claves que van a mejorar el bienestar emocional y su sentimiento de pertenencia con la compañía.

Muchas veces damos por hecho que nuestros trabajadores saben cuidarse. No caemos en la cuenta de que más de la mitad son población de más de 35 años, educada en conceptos alejados de la inteligencia emocional, la salud mental o el acceso a profesionales como psicólogos o terapeutas que puedan ayudarles a combatir las frustraciones del día a día. Estoy convencida, de que también te pasa a ti.

La herramienta con mayor evidencia en el mundo frente a la ansiedad, la depresión y el estrés es el cariño, la cercanía y el amor ¡oh! ¡ha dicho amor en el entorno empresarial! 😉 La gestión de las emociones son la base del autoconocimiento, los canales de comunicación que establezcamos con nuestros empleados deben ser capaces de permitir expresarlas de forma escrita o hablada. En el caso de éxito que os presentamos en esta entrada, la clave fue la cercanía expresada a través del reconocimiento de la frustración que muchos vivíamos, la incertidumbre, el agobio o la presión. Estos héroes que nos dan servicio en las estaciones de gasolineras estuvieron en primera línea de “batalla” frente a la Covid19, dejando a sus familias en casa, volviendo tras la jornada laboral sin saber si podían contraer el virus y transmitirlo.

Creednos cuando os decimos que los padres y madres que estaban en casa con sus hijos, sin saber nada de sus mayores, aquellos que perdieron familiares o los que no se sentían capaces de hacer frente a un confinamiento domiciliario, todos ellos, nuestros trabajadores, también necesitaban y necesitan esa dosis de humanidad que desde su puesto de trabajo, podemos garantizarles con el uso de tecnología de cercanía.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn